Consejos para evitar que la jubilación acelere el deterioro cognitivo

Consejos para evitar que la jubilación acelere el deterioro cognitivo

La jubilación está asociada con un gran cambio en la rutina diaria y el entorno de una persona, lo que puede conducir al deterioro cognitivo al tener un entorno diario menos estimulante. De hecho, según un estudio, la jubilación anticipada tiene un impacto negativo significativo en la capacidad cognitiva de las personas en su principios de los 60 que es tanto cuantitativamente importante como causal. Por eso, debemos saber cómo mantener nuestra mente activa tras la jubilación para evitar este problema.

Índice

¿La jubilación aumenta la posibilidad de deterioro cognitivo?

Para confirmar si la llegada de la jubilación aumenta el riesgo de deterioro mental, se llevó a cabo un estudio en Estados Unidos, Inglaterra y otros 14 países europeos.

El cruce de datos de población activa entre 50 a 65 años con una prueba de rendimiento mostró que en los países en los que los hombres tienden a permanecer más tiempo trabajando, su rendimiento en la prueba cognitiva es mejor. Así, la diferencia relativa en el rendimiento cognitivo es aproximadamente el doble en países con edades tempranas de jubilación, como Francia, Austria, Bélgica y los Países Bajos, que en países con jubilación tardía, como Estados Unidos, Dinamarca, Suecia y Suiza.

La investigación encontró un efecto grande y significativo de la jubilación (o más precisamente de “no trabajar por pago”) lo que sugiere que la jubilación está asociada con una reducción en el puntaje de memoria de alrededor de 4.7 puntos en una escala de 0 a 20 en comparación con aquellos que continúan trabajando.

El efecto estimado de la jubilación sobre la cognición representado por el desempeño en los ejercicios de recuerdo de palabras es realmente muy grande.

Por lo tanto, parece que es cierto que la jubilación provoca una disminución en la capacidad cognitiva de una persona en relación con permanecer activos laboralmente.

¿Cómo funciona la inteligencia humana?

Al revisarse la literatura acerca de este tema, a menudo existe una correlación positiva en los datos transversales entre los síntomas de depresión y el estado de jubilación: los jubilados están más deprimidos. Sin embargo, usando datos longitudinales del Sistema de Salud y técnicas de variables instrumentales, también se encuentra que las personas que están deprimidas tienden a optar por jubilarse y, lo que es más sorprendente, una vez que se jubilan, su depresión disminuye, un efecto causal de signo opuesto a la correlación.

Los psicólogos cognitivos han identificado una gran cantidad de aspectos distintos de la inteligencia que evolucionan de manera diferente a lo largo del ciclo de vida. Estos componentes se han agrupado en las dos dimensiones principales de “inteligencia fluida” (Gf) e “inteligencia cristalizada” (Gc). La inteligencia fluida captura la parte de pensamiento de la capacidad, incluida la memoria, el razonamiento abstracto y la función ejecutiva, una colección vagamente definida de procesos cerebrales que controla y gestiona otros procesos cognitivos. La inteligencia cristalizada es la parte de conocimiento de la capacidad, que abarca la principal acumulación de influencia de la educación y la experiencia de vida. La inteligencia fluida y la inteligencia cristalizada muestran diferentes patrones a lo largo del ciclo de vida. Después de un período de rápido desarrollo durante la niñez y la adolescencia, todos los componentes de la inteligencia fluida (Gf), incluidas las medidas de memoria similares a las utilizadas en diversos estudios, tienden a disminuir desde los 20 años hasta el final de la vida, mientras que los componentes de la inteligencia cristalizada la inteligencia (Gc), como el vocabulario, tienden a seguir aumentando hasta la mediana edad o más allá.

La inteligencia fluida alcanza un pico a los 22,8 años y disminuye linealmente a una tasa de aproximadamente 5 unidades de puntaje por año, lo que resulta en una pérdida de aproximadamente 20 puntos o 0,8 de una desviación estándar en la capacidad, en promedio, durante el ciclo de vida desde los 20 a los 60 años. Esto implica que una persona determinada que podría lograr una tasa de éxito del 50 por ciento en una prueba a los 20 años esperaría solo una tasa de éxito del 10 por ciento en la misma prueba a los 60 años. En contraste, la inteligencia cristalizada alcanza su punto máximo a los 35 años y declina a un ritmo muy lento a partir de entonces.

La teoría de la “velocidad de procesamiento” de Salthouse (1996) es la teoría más destacada en psicología para explicar la disminución de la inteligencia fluida con la edad. Él escribe (p. 403): “La hipótesis central de la teoría es que el aumento de la edad en la edad adulta está asociado con una disminución en la velocidad con la que se pueden ejecutar muchas operaciones de procesamiento y que esta reducción en la velocidad conduce a deficiencias en el funcionamiento cognitivo porque de lo que se denomina el mecanismo de tiempo limitado y el mecanismo de simultaneidad”. El mecanismo de "tiempo limitado" es que una combinación de velocidad más lenta y capacidad de almacenamiento limitada puede significar que el cerebro pierde información en la memoria de trabajo que se necesita como producto intermedio para completar una tarea mental paso a paso. Dentro del mecanismo de simultaneidad, la velocidad ayuda al cerebro a orquestar y coordinar tareas paralelas, como las involucradas en la función ejecutiva o el control cognitivo. Salthouse argumenta que es la velocidad más lenta de activación o procesamiento de la información, en lugar de una tasa más rápida de pérdida o deterioro de la información, lo que es principalmente responsable de las consecuencias relacionadas con la edad mediadas por el mecanismo de simultaneidad.

¿Por qué la jubilación provoca deterioro cognitivo?

Una hipótesis es que los trabajadores se involucran en más ejercicio mental que los jubilados porque los entornos de trabajo proporcionan entornos más desafiantes y estimulantes desde el punto de vista cognitivo que el entorno no laboral. De hecho, las recomendaciones de que los jubilados mantengan un estilo de vida comprometido, realizando actividades de ocio como jugar al bridge o hacer crucigramas —“usándolo” para evitar “perderlo”— asumen implícitamente que la vida de un jubilado puede carecer de estimulación cognitiva a menos que se tomen medidas compensatorias deliberadas. Por lo tanto, llamaremos a esta explicación del efecto de la jubilación mental la "hipótesis del estilo de vida no comprometido".

Se cree que la hipótesis del estilo de vida no comprometido puede ser una explicación plausible del efecto de la jubilación mental por varias razones. En primer lugar, la jubilación representa un cambio importante en el estilo de vida y las actividades de una persona y, por lo tanto, ofrece la posibilidad de un gran efecto. En segundo lugar, el rango de variación entre países en la edad de jubilación debido a las diferencias en las políticas también es amplio. El lapso de diez años entre las edades de 50 a 54 y de 60 a 64 años es lo suficientemente largo como para indicar que el efecto de jubilación mental representa un cambio en la tasa de deterioro cognitivo, en lugar de un efecto a corto plazo de la jubilación en sí.

Mientras que la otra hipótesis se basa en otro mecanismo que podría producir un efecto de jubilación mental: la perspectiva de una jubilación anticipada puede provocar una disminución del nivel de ejercicio mental mientras aún está en el trabajo. Dado que la función de producción de capital humano requiere que una persona combine la capacidad cognitiva, el acervo de conocimientos y el esfuerzo para producir capital humano adicional, el ejercicio mental tiende a ser una función creciente del volumen de inversión. Para los trabajadores al final de sus carreras, el valor de continuar construyendo capital humano relacionado con el trabajo es muy sensible a la duración de la vida laboral restante. Por ejemplo, un trabajador de 50 años en los Estados Unidos que espera trabajar hasta los 65 tiene un incentivo mucho mayor para seguir invirtiendo en capital humano que un trabajador en Italia que espera jubilarse a los 57. Por lo tanto, se plantea la hipótesis de que las diferencias en los incentivos de jubilación en todos los países crean una reducción en el ejercicio mental en el trabajo que puede comenzar mucho antes de la jubilación real. A esto se llama el efecto de jubilación “en el trabajo”.

En conjunto, estas dos hipótesis sugieren que las variaciones en el ejercicio mental asociadas tanto con el entorno laboral antes de la jubilación como con el entorno doméstico después de la jubilación pueden influir causalmente en los componentes de la inteligencia fluida, como las medidas de recuperación de la memoria usadas en los estudios.

¿Cómo evitar que la jubilación afecte a nuestra salud mental?

En resumen, algunos estudios han encontrado que las personas que se jubilan pueden tener un mayor riesgo de desarrollar problemas de memoria y otras habilidades cognitivas, en comparación con las personas que continúan trabajando. Esto podría deberse a una serie de factores, como la falta de estimulación cognitiva, la pérdida de rutinas diarias y sociales, y una disminución en la actividad física.

Por otro lado, otros estudios han encontrado que la jubilación puede ser beneficiosa para la salud cognitiva en algunas personas, especialmente si se utilizan activamente el tiempo libre y se mantienen ocupadas con actividades intelectualmente desafiantes.

La frase “úsalo o piérdelo” refleja una hipótesis contenida en una gran cantidad de literatura popular y académica en el sentido de que una persona puede evitar el envejecimiento cognitivo normal (la disminución de la capacidad de razonamiento y la velocidad del procesamiento mental con la edad) o incluso la demencia al participar en actividades cognitivamente exigentes que ejercitan la mente. Por el contrario, esta hipótesis sostiene que un entorno poco exigente no impedirá e incluso acelerará el proceso de deterioro cognitivo. Con base en esta hipótesis, se insta a los jubilados a mantener un “estilo de vida comprometido”, que incluya actividades activas e intelectualmente estimulantes, como leer, jugar al bridge o resolver crucigramas.

Es decir, debes seguir estos consejos:

- Mantenerse activo: es importante mantenerse física y mentalmente activo durante la jubilación. Esto puede incluir actividades como caminar, hacer ejercicio, leer, aprender algo nuevo, o involucrarse en actividades sociales.

- Establecer metas y propósitos: la jubilación puede ser un buen momento para establecer nuevas metas y objetivos en la vida. Esto puede incluir metas relacionadas con la salud, como mejorar la alimentación o hacer ejercicio regularmente, o metas más amplias, como viajar, participar en voluntariado, o empezar un nuevo pasatiempo.

- Mantener la conexión social: la conexión social es fundamental para mantener la salud mental durante la jubilación. Esto puede incluir mantenerse en contacto con amigos y familiares, unirse a clubes o grupos sociales, o participar en actividades de voluntariado.

- Aprender nuevas habilidades: la jubilación puede ser una oportunidad para aprender nuevas habilidades o mejorar las habilidades existentes. Esto puede incluir tomar cursos en línea, asistir a talleres o clases, o participar en programas educativos para adultos mayores.

- Mantener un estilo de vida saludable: es importante mantener un estilo de vida saludable durante la jubilación, lo que puede incluir comer una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, evitar el consumo de alcohol y tabaco, y dormir lo suficiente.

Producto antienvejecimiento

Ideas clave

  • Para confirmar si la llegada de la jubilación aumenta el riesgo de deterioro mental, se llevó a cabo un estudio en Estados Unidos, Inglaterra y otros 14 países europeos.
  • La investigación encontró un efecto grande y significativo de la jubilación (o más precisamente de “no trabajar por pago”) lo que sugiere que la jubilación está asociada con una reducción en el puntaje de memoria de alrededor de 4.7 puntos en una escala de 0 a 20 en comparación con aquellos que continúan trabajando.
  • Los psicólogos cognitivos han identificado una gran cantidad de aspectos distintos de la inteligencia que evolucionan de manera diferente a lo largo del ciclo de vida. Estos componentes se han agrupado en las dos dimensiones principales de “inteligencia fluida” (Gf) e “inteligencia cristalizada” (Gc). La inteligencia fluida captura la parte de pensamiento de la capacidad, incluida la memoria, el razonamiento abstracto y la función ejecutiva, una colección vagamente definida de procesos cerebrales que controla y gestiona otros procesos cognitivos. La inteligencia cristalizada es la parte de conocimiento de la capacidad, que abarca la principal acumulación de influencia de la educación y la experiencia de vida.
  • La inteligencia fluida y la inteligencia cristalizada muestran diferentes patrones a lo largo del ciclo de vida. Después de un período de rápido desarrollo durante la niñez y la adolescencia, todos los componentes de la inteligencia fluida (Gf), incluidas las medidas de memoria similares a las utilizadas en diversos estudios, tienden a disminuir desde los 20 años hasta el final de la vida, mientras que los componentes de la inteligencia cristalizada la inteligencia (Gc), como el vocabulario, tienden a seguir aumentando hasta la mediana edad o más allá.
  • Una hipótesis es que los trabajadores se involucran en más ejercicio mental que los jubilados porque los entornos de trabajo proporcionan entornos más desafiantes y estimulantes desde el punto de vista cognitivo que el entorno no laboral. Por lo tanto, llamaremos a esta explicación del efecto de la jubilación mental la "hipótesis del estilo de vida no comprometido".
  • Mientras que la otra hipótesis se basa en otro mecanismo que podría producir un efecto de jubilación mental: la perspectiva de una jubilación anticipada puede provocar una disminución del nivel de ejercicio mental mientras aún está en el trabajo. Por lo tanto, se plantea la hipótesis de que las diferencias en los incentivos de jubilación en todos los países crean una reducción en el ejercicio mental en el trabajo que puede comenzar mucho antes de la jubilación real. A esto se llama el efecto de jubilación “en el trabajo”.
  • En conjunto, estas dos hipótesis sugieren que las variaciones en el ejercicio mental asociadas tanto con el entorno laboral antes de la jubilación como con el entorno doméstico después de la jubilación pueden influir causalmente en los componentes de la inteligencia fluida, como las medidas de recuperación de la memoria usadas en los estudios.
  • Para evitar este deterioro cognitivo tras la jubilación se aconseja mantenerse activo, establecer metas y propósitos, mantener la conexión social, aprender nuevas habilidades, mantener un estilo de vida saludable.

Enfermedades relacionadas

Fuente: Rohwedder S, Willis RJ. Mental Retirement. J Econ Perspect. 2010 Winter;24(1):119-138. doi: 10.1257/jep.24.1.119.

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Carlos Gutiérrez

×